Linarensismo

El significado de ser linarense en la distancia.

Siempre que alguien me viene a preguntar “Tú eras de Jaén ¿no?”, no dudo un segundo en contestar “NO, yo soy de LINARES” y bien alto lo digo, pues SER LINARENSE ES SER MUCHO MÁS.

El linarense ama a su tierra hasta el punto que la defiende, con la razón o sin ella.

Y como dijo don Juan Sánchez Caballero “No hagáis que los linarenses se levanten, porque como se levanten, no va a haber quien los siente”.

El linarense se levanta, se levanta y se levanta, todas las veces que haga falta, porque el linarense jamás se rinde.

Estas son algunas de las premisas cargadas de linarensismo con las que don Andrés Buendía Garzón nos obsequió a los linarenses allá por 2006 en este emotivo vídeo que no ha pasado de moda 8 años después:

 

 

 

Linarensismo

Quien nace linarense aprende desde pequeño a amar su tierra y sus colores

Amar a alguien es sentirse responsable, cuidarle y evitar que sufra daños. Amar a Linares es sentir lo mismo: Sentirse responsable por los asuntos que ocurren en nuestras calles, airado cuando las cosas nos van mal y bien si van bien y, sobre todo, sentir que uno tiene un pequeño papel en la conformación del curso de las cosas que ocurren en el devenir de nuestra milenaria ciudad.

Quien nace linarense aprende desde pequeño a amar su tierra y sus colores

 Por eso un niño que honre los símbolos linarenses es un rayo de esperanza para el futuro de Linares.

Quien nace linarense aprende desde pequeño a amar su tierra y sus colores