Pozo de San Vicente de Linares
Historia

San Vicente: Un pozo de trágica leyenda.

Nadie pensaría que aquella mañana de marzo de 1825, año en el que se inicia la tremenda guerra fratricida de las dos España, donde el protagonismo de nuestros dinamiteros se hará leyenda en defensa de las ideas liberales, año en donde se levanta un gran continente contra aquellos que lo oprimieron, pero que a la vez generaron unos vínculos fraternos, de sangre e idioma, cuando cuatro mineros linarenses, tras una noche de miedos y aguardientes decidieron abrir el pozo más emblemático y bello de la minería linarense. A ese pozo lo denominaron, no sin sorpresa del maduro funcionario del registro, que se reía tras unos dientes picados y una mirada absorta: El Chifle. ¿El chifle?… ¡Que eso suena a chiste, a mofa, a broma!…Que ironía de mofa y broma cuando en el mismo mes, con 142 años de diferencia se oyó una voz, en nuestra modernista plaza del mercado, de alguien que iba gritando: “Se han matado, se han matado”. La gente se interroga, se asusta y pregunta: ¿Qué ha pasado, qué ha pasado?… Un pueblo que espera la salida de su Prendimiento, queda atónito y desamparado.

Se ha roto la maroma del caldero e iban seis mineros, ¿dónde?… En San Miguel, en San Vicente, en el Chifle…Todos designan lo mismo. Han muerto seis mineros.

Linares sufre, sus hermosas y vivas calles, de tránsito alegre y comercial, se paralizan. Desde 1849 no ocurría nada igual, cuando en la Mina del Romero, diecisiete seres, empeñados en seguir viviendo, mueren ahogados en las venas de la gran madre; pero… esto ya no se recuerda.

Camino de San Miguel la gente se arremolina. La procesión se ha suspendido. Los compañeros permanecen en la boca del pozo. Desde Jaén viene el Sr. Higueras, es el jefe de todas la minas. Van a bajar a por ellos. Pasan los días y los compañeros permanecen juntos, vienen más jefes, vienen en grandes coches… El Nazareno, ha salido, pero la gente, con la fe en el Dios de los mineros, en silencio y sin saetas, reza por la calle Santiago. Bendice los eriazos Jesús Nazareno, y acuérdate de tus hijos mineros. Todo fue inútil, un brazo encontramos de ellos.

Pero hasta este triste día del 21 de marzo de 1967, donde todo acabó, ocurrieron otras muchas historias…

Poco a poco fue creciendo, y aquella noche de dudas y miedos de esos cuatro humildes emprendedores, se convirtió en 60 puestos de trabajo hasta que, con el nombre del arcángel Miguel, jefe de las tropas celestiales en 1880, 400 almas de cansados hombres y tristes niños gritan silenciosamente, mientras que arrancan 480 tn de duros y ricos frutos del vientre de la madre Gea.

San Vicente, torturado y mártir, no te podías llamar de otra forma, cuando en 1925 fuiste adquirido por la concesión San José. Pero… tú bajaste a los infiernos para darnos gloria, gracias a la Dirección General de Minas al profundizar hasta los 1008 m., siendo el pozo más hondo entre tus hermanos y, con orgullo y osadía, unos de los de mayores abismos del sufrimiento minero europeo.

Texto: Francisco Mañas Mármol

 

Pozo de San Vicente de Linares
El 21 de marzo de 1967 seis mineros perdieron la vida en las entrañas del Pozo San Vicente. Una tragedia que marcó el corazón de los linarenses hasta nuestros días porque Linares no olvida a sus mineros.
Historia

Así comenzó la historia de Linares como ciudad.

Tres acontecimientos cambiaron el rumbo de este villazgo para convertirse en unas de las ciudades más influyentes del Estado, tomándose muy en serio cualquier estornudo que tuviese en una Europa resfriada.

  1. La instalación y perfecto funcionamiento de la primera bomba de desagüe, por capital inglés en la Mina de Pozo Ancho.
  2. La Ley de Bases emanada por Ruiz Zorrilla, en esos momentos Ministro de Fomento, el 29 de Diciembre de 1868, donde los revolucionarios de septiembre de 1868 se encargarán de ir introduciendo los principios liberales afectando con ello a la minería, de este modo la ley rechaza el principio regalista y acepta el dominio público sobre las minas.
  3. La obtención por parte de Alfonso XII el título de ciudad.

Artículo escrito por Paco Mañas Mármol en http://www.infolinares.com/historias-y-leyendas-de-una-gran-ciudad-por-paco-manas/

Así empezó todo. Estos simples hechos permitieron que en Linares se abriesen las concesiones mineras y que despertásemos al mundo de una manera diferente: con orgullo y optimismo, no exenta de una profunda tristeza, al ver que los frutos de nuestra rica tierra se marchaban sin que nosotros tuviésemos el control de los mismos.

Gobierno del Sexenio Revolucionario que liberó la propiedad de las minas. | Pozo Ancho. Primera mina española donde se aplicó la energía por vapor.

Desde estas fechas hasta 1991 se concedieron 1001 concesiones. Trabajaron 10.600 almas en la minería. No se sabe de hecho las personas que pulularon por el gran distrito, calculándose unas 80. 000 personas Se enriquecieron unos con la mayor producción mundial de plomo 170.000.000 toneladas y padecieron otros. Se aportaron innovaciones insospechadas para aquellas épocas. Países como Gran Bretaña, Alemania, Francia… vieron que nuestras ricas entrañas darían la oportunidad de crear pingües.

Existieron seis estaciones de ferrocarril; se creó un tranvía que pusiera en contacto las minas con la ciudad y con el resto de la comarca; abrieron sus puertas, día y noche cafés cantantes, casinos, prostíbulos. Nunca se dormía, y entre bailes, llantos, risas y bebidas. Unos vivían en vías jubilosas y otros morían en rincones de malicia escondida.

Su plaza de toros, con un anillo de dimensiones nunca conocidas, fue un referente en la animación taurina del país. Ningún torero de renombre, ninguna ganadería asentada tendrían valor, si no hubieran pisado con orgullo su albero de tierras plomíferas.

Minero yendo en bicicleta al pozo acosta | Interior de una galería minera de Linares
Minero yendo en bicicleta al pozo acosta | Interior de una galería minera de Linares

Se creó la primera sucursal de Banesto de España; se llevó a cabo el segundo mitin sindical, de esta vieja piel de toro, a cargo de Pablo Iglesias, quien vino a mediar ante un grave conflicto sindical en La Tortilla; vieron la luz diariamente, una decena de periódicos para mantener informado a un pueblo ávido de noticias y opiniones; se eligieron diputados a cortes especiales, representantes de intereses ya creados.

Se acuñaron monedas y billetes propios; sus fundiciones fueron las primeras de Europa en producción de plomo y plata, considerándose de interés bélico mundial; se realizó el edificio fabril más grande de España: La chimenea bóveda de La Cruz. La sucursal del Banco del Estado, no estuvo en la capital de la provincia, estuvo aquí. En definitiva, no hubo ninguna determinación política, económica o social de todo el espectro ideológico, que no nos tuviese como referente.

Y me pregunto, y te hago una pregunta, cómplice lector, con toda humildad, más en estos años de hastío, mediocridad, agradecimientos interesados, creatividad fracasada por las dependencias de la subsistencia sin sentido:

¿Y ahora qué?…

la tortilla
Historia

“¿Dónde está Linares?”, comentaban los americanos.

¿Qué pensaría esa pueril y alta sociedad americana, nuevos ricos sin historia, cuando en una de sus más importantes ciudades tuvo su puesta de largo, una fundición, de nobles y rancios propietarios británicos, cuyo nombre era tan castizo y alimenticio?

Filadelfia, aquella ciudad, cuna no del queso, sino de la cultura estadounidense, donde Benjamin Franklin, como hijo de esta tierra, tocó por primera vez la campana de la libertad, quedó asombrada.

¿Linares? ¿Dónde está Linares?

Los caracoleados corrillos de gente muy bien vestida y acicalada hablaban en el gran salón de estilo versallesco, copiado al mínimo detalle, como el joven que quiere aprender de los viejos maestros, de la reciente inaugurada Exposición Universal:

En Europa –decían muchos-. En España –hablaban menos-. En Andalucía –comentaban pocos-.

En Linares –aclaró en perfecto castellano, aquel embajador vestido con una amplia capa de fieltro negro, camisa de blanca seda y sombrero de ala ancha, con pluma de perdiz extremeña- se ha creado la fundición más grande de la vieja Europa.

¿Y qué se funde allí, tan lejos? ¿Oro? –Jocosamente se dirigió a éste, la bella dama pelirroja, con aire de saber lo que no tenía importancia.

No, no! –aseveró un alto, esbelto, singular, culto, algo aventurero y aprovechado señor, con pinta británica, a quien habían presentado como Sir Thomas Sopwith–. “Lead and silver. His name is La Tortilla”.

-Con treinta hornos reverberos, diez cubas de desplate y una fastuosa e ingeniosa torre de perdigones, en 1875, tuvo su puesta de largo en la Exposición Universal de Filadelfia, La Fundición de plomos y desplates más grande de Europa.  Su nombre: La Tortilla.

 

Publicado por Francisco Mañas Mármol en https://www.facebook.com/groups/1588414827887197/permalink/1869160829812594/

 

la tortilla

Puesta de largo de la compañía Kas en el Paseo de Linarejos. 1963.
Historia

De la limonada de Jaldo, de la gaseosa La Inesperada… al Kas de naranja.

En 1956, Luis Knörr Elorza funda en Vitoria la famosa marca de refrescos Kas. Pronto, y gracias a su buena política empresarial, acompañada por los éxitos del equipo de ciclismo, se expande por España.

La primera ciudad andaluza, donde tuvo una sucursal de relativa importancia, fue Linares, por las vinculaciones vascas, en la última etapa de la minería y la fábrica de vehículos recién inaugurada Land-Rover Santana.

 

Publicado por Francisco Mañas Mármol en
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1906116459452587&set=gm.1846901748705169

 

Puesta de largo de la compañía Kas en el Paseo de Linarejos. 1963.
Puesta de largo de la compañía Kas en el Paseo de Linarejos. 1963.

 

 

Pozo San Ignacio de la Compañía Arrayanes
Historia

La postal de la extraña y bella ciudad (1902)

Cher Michael:
Je ai été sept mois dans cette ville étrange et beau. Tout est plein de trous, mais la ville elle-même est apprécié que vous ne pouvez pas imaginer.
Ce sont des gens inhabituels, terreuse, courageux, querelleur. Les travailleurs se aiment, même si je suppose que beaucoup de vin et de brandy boire leur permet de voir la vie différemment.
Il est également vrai, qui est courageux, qui travaille douze heures sereine profonde dans cette belle ainsi.
Incidemment, ce matin, je ai inspecté et est authentique et belle. Ainsi acheté une carte postale dans un arrêt, plutôt un Badulaque, nommé Pujalde et je vais envoyer.

P.D Bien qu’il y ait toujours une brume douce qui vivent bien sur cette terre.

Votre ami Carlos
———————————————————————————————–
Querido Michael:

Llevo ya siete meses en esta extraña y bella ciudad. Toda esta repleta de pozos pero en su casco urbano se disfruta como no te puedes imaginar. Son gente inusual, dicharacheros, valientes, pendencieros. Trabajadores como ellos solos, aunque supongo que la gran cantidad de vino y aguardiente que beben les permite ver la vida de otra forma. También es verdad, ¿Quién es el valiente, que sereno trabaja doce horas en lo hondo de este hermoso pozo?.
Por cierto, esta mañana lo he inspeccionado y es genuino y bello. De ahí que haya comprado una postal en una papelería, que más bien es un badulaque, de nombre Pujalde y te lo voy a mandar.

P.D. Aunque siempre hay una niebla dulzona, que bien se vive en esta tierra.

Tu amigo Carlos

Pozo San Ignacio de la Compañía Arrayanes
Detalle del último pozo construido de la Compañía Arrayanes denominado San Ignacio. 1902.
Gentileza del Archivo Fotográfico Municipal de Linares.

Publicado por Francisco Mañas Mármol en https://www.facebook.com/photo.php?fbid=839728292758081&set=a.149515131779404.35116.100001627538957

cabecera comisión provincia linares
Historia

El tercer intento de la provincia de Linares.

jorge andújar escobarExtracto de la conferencia impartida el 23 de septiembre de 2013 por el historiador D. Jorge Andújar Escobar, miembro del Centro de Estudios Linarenses, en el Colectivo ‘Rincón Minero’.

El mapa provincial de España se dibujó en 1833, mediante un decreto firmado por el afrancesado ministro de Fomento Javier de Burgos. Pese a las quejas que han acompañado al diseño de las provincias desde su nacimiento (Cartagena, Xerez, Campo de Gibraltar, El Ejido y Linares) éstas se acercan a los 200 años de vida. En este tiempo sólo ha habido una modificación de importancia. En 1927 la dictadura del general Miguel Primo de Rivera dividió las Canarias en dos provincias, debido a las discrepancias entre los municipios. La capital hasta entonces había sido Santa Cruz de Tenerife; se creó una nueva provincia formada por las islas de Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura, con capital en Las Palmas. Pero solo dos años antes, en 1925, había fracasado el tercer intento de los linarenses para ser la novena provincia de Andalucía. Aunque el plan estuvo a punto de aprobarse.

El proyecto.

En la segunda década del siglo XX se sopesó muy seriamente la creación de una nueva provincia en Andalucía, en torno a la ciudad de Linares, con los municipios de Aldeaquemada, Torreblascopedro, Jabalquinto, Bailén, Baños de la Encina, Guarromán, Carboneros, La Carolina, Vilches, Arquillos, Ibros, Canena, Rus, Baeza, Begíjar, Lupión, Santa Elena, y Andújar.

18 de los 19 municipios de la provincia de linares
18 de los 19 municipios del proyecto de la provincia de Linares. Solo Aldeaquemada falta en este mapa.

 

El provincialismo linarense se basaba en la dilatada historia de la ciudad, una de las más antiguas de la península y de Europa; así como en su importancia industrial y demográfica (había capitales de provincia, y aún hay, con menos habitantes). Durante las épocas íbera y romana, Cástulo-Linares ya había sido capital de la provincia de Oretania.

Todo ello hacía que el sentimiento de muchos linarenses fuese el de pertenecer a una ciudad y zona histórica diferenciada. Además de que eran pocos los linarenses que se sentían identificados con Jaén, sentimiento que aún hoy es palpable en la mayoría de ellos.

De acuerdo con el proyecto, la novena provincia andaluza se denominaría Linares y se formaría con 19 municipios desgajados de la provincia de Jaén. Por aquel entonces tendría en torno a 130.000 habitantes y sería la sexta menos poblada de España, aunque con una densidad de acuerdo con la media nacional. La capitalidad residiría en Linares por ser la de mayor población, y para mantener la costumbre española de que las provincias, salvo unas pocas excepciones, tengan el mismo nombre que su capital.

El proyecto llegó tan lejos que en 1915 y 1920 se organizaron sendos referendums consistoriales (cada ayuntamiento, un voto) en todos esos municipios para decidir si se constituían en torno a esta nueva provincia. Los resultados fueron:

  • 15 a 4 en 1915.
  • 16 a 3 en 1920.

 

La Comisión de la Provincia de Linares.

Los partidarios de la nueva provincia no se rendían y tuvieron la idea de acudir hasta Madrid para hablar con Miguel Primo de Rivera.

En 1923 el Cabildo linarense solicitó que se concediera a Linares la capitalidad de la provincia.  Se aprovechó así un rumor que se difundió a partir de la constitución del Directorio de Primo de Rivera. Se decía, se comentaba, se especulaba con que se iba a modificar la estructura existente en el territorio nacional con traslado de capitalidades o incluso creación de nuevas provincias. Por ello, en sesión del 18 de diciembre de 1923, el Ayuntamiento de Linares, por moción de su alcalde Luis Marín Caro, presentó una proposición que en su literalidad expresaba lo siguiente:

Si la división del territorio nacional ha de hacerse por regiones, se conceda a Linares la capitalidad de las demarcaciones especiales que se establezcan en los órdenes militar, judicial y de Hacienda. Si se respetan las actuales provincias modificándolas según las transformaciones ocurridas desde que fueron creadas, se otorgue a Linares la capitalidad de la nueva provincia.

Fuente: Centro de Estudios Linarenses.

 

Entre los partidarios de la creación de la nueva provincia figuraban ministros como Martínez Anido, Eduardo Aunós, el linarense José Yanguas Messía (principal propulsor del proyecto) http://www.linares28.es/2011/09/25/jose-yanguas-messia-un-linarense-en-la-corte-de-alfonso-xiii y representantes de todos los municipios y comarcas afectados que se consideraban olvidados por sus organismos provinciales de Jaén. Dichos representantes de cada uno de estos municipios llegaron incluso a desplazarse hasta Madrid, en lo que se denominó “Comisión de la Provincia de Linares”, para ser recibidos por Miguel Primo de Rivera en atención a sus reivindicaciones. Incluso Diario ABC, en su edición del 6 de diciembre de 1925, publicó una pequeña referencia a esta comisión.

Referencia a la Comisión de la Provincia de Linares aparecida en ABC.

 

Entre los opuestos al proyecto provincial estaban, por supuesto la Diputación de Jaén, y el ministro Eduardo Callejo de la Cuesta.

Miguel Primo de Rivera decidió basarse en los precedentes para tomar una decisión que consideró salomónica, aceptando la creación de la nueva provincia si entre los 19 municipios se establecía un referéndum consistorial donde el SI debería imponerse por la mitad más uno, o sea, 10 votos a favor. Pero al final, un régimen considerado dictatorial cedió a las presiones de quienes se sentían agraviados por la iniciativa, que fueron, sobre todo, la Diputación Provincial de Jaén, y el Ayuntamiento de Jaén, que propusieron que la creación de la nueva provincia solo debería tener lugar, si los 19 votos, sin excepción eran favorables. Sin duda conocían el resultado de los dos referéndums anteriores.

Si todos los ayuntamientos de los otros 18 municipios estaban de acuerdo en la creación de la nueva provincia, esta se llevaría a efecto y se modificaría en mapa provincial. En este tercer intento, fueron los munícipes de La Carolina quienes alegaron que debido a la distancia (hoy día, un siglo después, es ridícula) seguirían siendo igual de olvidados por la capital de Linares, que como hasta ahora estaban siendo por la capital de Jaén.

La nueva provincia estuvo a punto de salir adelante pero al final las fuerzas de Jaén, que encontraron un tremendamente valioso aliado en La Carolina, obstaculizaron el proyecto

El asunto coleó durante varios años más pero, después de esos tres intentos, ha caído en el olvido un siglo después y los linarenses de hoy bastante tienen con encontrar un sustento para su pertrechada economía. Y es que la miseria termina acabando con todo intento descentralizador.

Pasado ese tiempo, lo sorprendente no es que se proyectase la creación de una nueva estructura administrativa provincial (ya que en los años de la democracia hemos asistido a la producción en serie de todo tipo de entes administrativos, con cohortes de funcionarios) sino el motivo y la forma tan simple, y tan pírrica, por la que el proyecto fracasó.

¿Para cuándo un cuarto intento?

Historia

Presentación de “Cástulo en movimiento”

Presentación de “Cástulo en movimiento”

Adjuntamos el enlace hacia la información sobre las IV Jornadas “Linares, ciudad y cultura” que este año tienen como tema “Cástulo en movimiento”:
http://centrodeestudioslinarenses.es/documentoscel/jornadas/programa2014.pdf

 

Más sobre la historia de Cástulo-Linares:
https://linaresnovenaprovincia.wordpress.com/historia-de-linares